Novena a la Divina Misericordia: Quién es, Qué es la Misericordia de Dios, Historia, Oraciones y MÁS

Hoy te traeremos un regalo especial. La Novena a la Divina Misericordia. Aquí te daremos más información sobre esta devoción.

Queremos que sepas que el mensaje de la iglesia con la Divina Misericordia es que siempre tengas presente que Dios es compasivo. Que Él perdona y que nosotros también debemos ser misericordiosos y perdonar a nuestros hermanos. Te invitamos a seguir averiguando. Encontrarás respuestas sobre sus milagros, curiosidades, oración y novenas que te dará regocijo al alma.

Estamos seguros de que necesitas continuar. ¡Aquí te acompañaremos!

Novena a la Divina Misericordia

¿Qué es la Divina Misericordia?

Antes de que conozcas la Novena a la Divina Misericordia, queremos darte más información sobre esta adoración católica. Te adelantamos que no se trata de un mensaje nuevo. Es una manera para recordarte lo que la Iglesia siempre te ha enseñado: que Dios es misericordioso, que Él perdona, y que nosotros también debemos ser misericordiosos y perdonar.

Con este fervor a la Divina Misericordia llegarás a una comprensión más profunda sobre el amor de Dios, que no tiene límites y que está disponible siempre. Y sobre todo para los pecadores que insisten en la duda y el mal. Así que lee con atención y recogimiento.

Debes saber que este nuevo enfoque lo verás en una imagen sagrada del Salvador Misericordioso. Y los elementos principales son la confianza y las obras de misericordia.

Mira la importancia de la Divina Misericordia para los católicos. Sus apariciones y revelaciones, así como las milagrosas a oraciones, se dieron con la dramática situación de Polonia durante la guerra. Y también con la prohibición temporal del culto por la Iglesia y el fuerte apoyo del Papa Juan Pablo II.

 Descubrirás que al Papa Juan Pablo II se le llama «el Papa de la Misericordia. 

Nunca olvides que el mensaje de la misericordia es que Dios nos ama sin importar la magnitud de nuestros pecados. Dios quiere que alberguemos misericordia y que sea más grande que nuestros pecados.

Dios quiere que nos acerquemos a Él orando sin cesar, arrepintiéndonos de nuestros pecados y pidiendo que Él derrame Su misericordia sobre nosotros y el mundo entero.

¿Qué es Misericordia?

Para que puedas hacer la Novena a la Divina Misericordia con confianza y máxima devoción, debes saber que es la misericordia. Te decimos que es la capacidad de sentir compasión por los que sufren, para así poder brindarles apoyo.

Altar

Ten en cuenta que la palabra misericordia proviene del latín misere que significa “miseria, necesidad”; cordis que indica “corazón”, ia que expresa “hacia los demás”.

Puedes manifestar misericordia de diversas formas, ya sea con ayuda material a los necesitados: darle posada, comida, y vestido. Pero por, sobre todo, también serás misericordioso a través medios espirituales como:

  • la enseñanza,
  • los buenos consejos,
  • la consolación al que este triste,
  • las plegarias a Dios por el bienestar de los seres humanos y del mundo.

Ten cuidado en no confundir la palabra misericordia con lástima. Pues es errado ya que la lástima es un sentimiento temporal y no procura un acto bondadoso para finalizar con los problemas de los demás. No así la misericordia que es la capacidad que tienes de sentir la desdicha de los demás y ofrecerles ayuda.

Te será fácil entender a la misericordia como un valor y la virtud del ánimo que nos lleva a conmovernos por los trabajos y miserias ajenas. Es la actitud bondadosa que tienes por una persona que atraviesa un mal momento.

Y recuerda siempre que la misericordia es amor. Porque es aquella capacidad que nos hace tener compasión de los males ajenos y nos lleva a perdonar y no guardar rencor.

¿Qué es la Misericordia de Dios?

Sigamos pues, aprendiendo importantes detalles ante de hacer la Novena a la Divina Misericordia. Debes saber que para los católicos la misericordia es la cualidad de Dios de perdonar los pecados de los fieles. Es un atributo divino que podemos usar como creyentes para pedir a Dios que tenga piedad por nuestros pecados y desobediencias. Así recibiremos el perdón.

Santuario

No pierdas de vista que la misericordia de Dios viene de su sacrificio por nuestros pecados. Cuando estés en la iglesia recuerda que de esto se trata la fe, pues Jesús nos perdonará faltas a través de la salvación. Entonces, queremos que veas la misericordia como una forma de vida cristiana.

Busca en la Biblia, en el Nuevo testamento la fábula del “Buen Samaritano”. Estas son las parábolas de la misericordia narrada en el Evangelio de Lucas (capítulo 10, versículos del 25 al 37). Allí encontrarás enseñanzas sobre la caridad y la misericordia como las virtudes que nos encaminaran a la piedad y a la santidad.

Historia de la Divina Misericordia

Ya encaminados a la Novena a la Divina Misericordia, queremos darte algunos elementos históricos para que valores más la significación de esta adoración católica. Lo primero que te contamos, es que la imagen de la Divina Misericordia le fue revelada a Santa Faustina en 1931.

El cuadro de la Divina Misericordia fue encomendado a Eugenio Kazimirowski quien lo terminó en el año 1934. Sin embargo, la religiosa no quedó satisfecha.

Novena a la Divina Misericordia

Fue la propia Santa que recibió la revelación de la imagen de Jesús vestido con una túnica blanca, con una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba su pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido.

Esa es la imagen que has visto. Queremos que sepas que los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Nunca olvides que ambos rayos significan la misericordia del Corazón agonizante de Jesús. Que esos rayos te protegerán.

Oraciones a la Divida Misericordia

Antes de la Novena a la Divina Misericordia, queremos dejarte una potente oración. Hazla con convicción y fuerte espíritu, para que los rayos de la misericordia sea tu guía diaria.

Dios de gran misericordia, bondad infinita, la humanidad clama por Tu misericordia. Ten compasión, oh, Dios amado.

Dios indulgente y bondad inconcebible que conoces perfectamente nuestra miseria venimos a implorar Tu gracia. Te suplicamos que multipliques Tu misericordia en nosotros. Que nos ayudes a cumplir Tu santa voluntad hasta la hora de la muerte.

Que la omnipotencia de Tu misericordia nos proteja de los enemigos para esperar por Tu última venida.

Esperamos recibir todo lo que Jesús nos ha prometido. Porque con Su Corazón misericordioso entraremos al cielo.

Eucaristía

Novena a la Divina Misericordia

Con amor y disciplina haz esta Novena a la Divina Misericordia que hoy te traemos. Prepárate con serenidad y entrega, a meditar tus peticiones y encender tu luz interna. Haz tu oración preparatoria antes de la oración de cada día y cierra con una plegaria final.

Oración para iniciar

Te imploro porque durante estos nueve días me encamines al manantial de Tu misericordia. Para encontrar fortaleza, refugio y gracia ente mis necesidades y sufrimientos. Te pido que traigas a Mi corazón Tu misericordia.

Día 1. Por el género humano, y especialmente por los pecadores.

Misericordiosísimo Jesús, ten compasión de nosotros, no mires nuestros pecados y perdónanos.  Acógenos en la morada de Tu Generoso Corazón. No permitas que salgamos de él. Te lo pedimos por el amor que te une al Padre y al Espíritu Santo. Alabemos la omnipotencia de Tu misericordia, por los siglos de los siglos. Amen.

Día 2. Por las almas de los sacerdotes y religiosos

Piadosísimo Jesús, multiplica Tus gracias sobre curas y religiosas consagradas a Tu servicio, para que glorifiquen al Padre de Misericordia que está en el cielo. Dótalos con la fortaleza de Tus bendiciones y con el amor del Corazón de Tu Hijo, para que nos guíen en el camino de la salvación por los siglos de los siglos. Amén.

Día 3. Por las almas devotas y fieles

Generosísimo Jesús, acógenos en el seno de Tu compasivo Corazón y no permitas que salgamos nunca. Padre Eterno, vuelve Tu piadosa mirada hacia las almas fieles que guardan el legado de Tu Hijo. Concédeles Tu bendición para que, junto a los Ángeles y Santos, glorifiquen tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Día 4. Por los que no creen y desconocen la Divina Misericordia.

Misericordiosísimo Jesús, recibe en la morada de Tu corazón a las almas de quienes no creen en Ti. Que los rayos de Tu gracia los iluminen y no los dejes salir de Tu corazón piadoso. Concédeles la generosidad de Tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Día 5. Por las almas de los separados

Piadosísimo Jesús, recibe en el seno de Tu Corazón a las almas de nuestros hermanos separados. Encamínalos la unidad de la Iglesia y haz que lleguen a glorificar la generosidad de tu misericordia, por los siglos de los siglos. Amen.

Día 6. Por las almas mansas y humildes y las de los niños

Generosísimo Jesús acoge en Tu Corazón las almas mansas y humildes, y las de los niños. Ellas encontrarán abrigo en Tu Piadosísimo Corazón, oh, Jesús, y entonan incesantemente himnos de amor y de gloria. Haz que todas las almas entonen las alabanzas a Tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Día 7. Por las almas que veneran a la Misericordia Divina

Misericordiosísimo Jesús, recibe en Tu Corazón piadosísimo las almas que te alaban y honran. Son poderosas con el poder de Dios mismo. Y que en medio de las dificultades y aflicciones siguen adelante, confiadas en Tu misericordia. Ayúdalas a cumplir la promesa hecha por Jesús, pues ellas son su gloria. Amén.

Día 8. Por las almas del purgatorio

Generosísimo Jesús, se misericordioso con las almas del purgatorio. Aquellas que tanto aprecias pero que han de pagar su culpa. Míralos a través de las heridas de Jesús, Tu Hijo bien amado. Creemos firmemente que Tu bondad y compasión son infinitas. Amén.

Día 9. Por las almas tibias

Piadosísimo Jesús, entrego a tu amado corazón a las almas enfermas de tibieza. Que tu puro amor encienda en ellas la llama de tu amor y quemen su terrible indiferencia. Amén.

Cuando termines cada oración diaria, reza la corona de la divina misericordia. Acá te la dejamos.

Corona de la Divina Misericordia

Comienza con un Padrenuestro, Ave María y Credo.

Luego, con la ayuda de las cuentas de un rosario y al inicio de cada decena debes decir: «Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, para que expíes nuestros pecados y los del mundo entero.»

Con cada cuenta debes implorar lo siguiente: «Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.»

Cuando termines las cinco decenas, repite tres veces este salmo: «Santo Dios, Fuerte, Inmortal, Ten misericordia de nosotros y del mundo entero».

Ruego final: «Sangre y agua que saliste del Corazón de Jesús, en ti confío».

¡Nos despedimos seguros de que encontraste en este artículo herramientas necesarias para que la Novena a la Divina Misericordia forme parte de tu día a día y lo hagas con todo tu corazón!


Si te ha gustado este artículo sobre los Novena a la Divina Misericordia te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

¿Qué es la Fe?

¿Qué es la Fe?

¿Qué es la Fe? Ella nos permite obtener confianza y seguridad en una cosa, persona, opioniones, doctrinas o enseñanzas de…

Novena a la Virgen María

Novena a la Virgen María

La Novena a la Virgen María, inicia el 03 de diciembre de cada año. Este acto consiste en realizar diversos…

Novena a San Charbel

Novena a San Charbel

La Novena a San Charbel es un conjunto de nueve oraciones que son utilizadas para pedir la intercesión de Dios. Para…

Novena a San José Cupertino

Novena a San José Cupertino

La Novena a San José Cupertino es un rezo que realizan los católicos durante nueve días seguidos en honor a…

Novena a San Expedito

Novena a San Expedito

La Novena a San Expedito es un conjunto de nueve oraciones que se deben realizar durante nueve días seguidos. San Expedito,…

Deja un comentario