El judaísmo: Qué es, Origen, Historia, Libro Sagrado, Creencias y MÁS

El judaísmo es la religión monoteísta más antigua del mundo y se remonta a casi 4.000 años. Sus seguidores creen en un Dios que se reveló a través de los antiguos profetas. Es por ello, que la historia del judaísmo es esencial para comprender la fe judía, que tiene una rica herencia de leyes, cultura y tradición.

Hoy en día, hay alrededor de 14 millones de judíos en todo el mundo. La mayoría vive en Estados Unidos e Israel. Si quieres conocer más acerca de esta religión, te invitamos a que sigas leyendo la información que hemos preparado para ti.

¡No te detengas! ¡Continúa leyendo!

El judaísmo

¿Qué es el judaísmo?

El judaísmo, es una religión monoteísta que se desarrolló entre los antiguos hebreos. Se caracteriza por la creencia de un Dios trascendente revelado a Abraham, Moisés y los profetas hebreos. Así como, por una vida religiosa de acuerdo con las Escrituras y las tradiciones rabínicas.

El judaísmo es el fenómeno complejo de una forma de vida total para el pueblo judío, que comprende teología, derecho e innumerables tradiciones culturales.

Origen

En casi 4.000 años de desarrollo histórico, el pueblo judío y su religión han mostrado notable adaptabilidad y continuidad. En su encuentro con las grandes civilizaciones, han asimilado elementos extraños que los han integrado en sus propios sistemas sociales y religiosos.

Cada período de la historia judía ha dejado atrás un elemento específico de una herencia judaica que continuó influyendo en los desarrollos posteriores. De modo tal, que la herencia judía es una combinación de todos estos elementos junto con los ajustes que hayan tenido en cada nueva era.

Las diversas enseñanzas del judaísmo a menudo se han considerado como especificaciones de la idea central de monoteísmo. Un Dios, el creador del mundo, ha elegido libremente al pueblo judío para una relación de pacto única consigo mismo. Este único Dios ha sido afirmado por prácticamente todos los judíos profesantes de diversas formas a lo largo de los siglos.

El monoteísmo judío ha tenido características tanto universalistas como particularistas. A lo largo de líneas universales, ha afirmado un Dios que creó y gobierna el mundo entero. Y el cual redimirá a todo Israel (el nombre clásico del pueblo judío), a toda la humanidad y, de hecho, al mundo entero.

La ley “divina” como guía

El objetivo final de toda la naturaleza y la historia es un reinado interminable de intimidad cósmica con Dios, que implica justicia y paz universales. Entre la creación y la redención se encuentra la designación particularista del pueblo judío como el lugar de la actividad de Dios en el mundo. Es decir, el pueblo elegido por Dios para ser “un reino de sacerdotes y una nación santa” (Éxodo 19: 6).

Este arreglo se designa como un pacto y está estructurado por una ley elaborada e intrincada. Por lo tanto, el pueblo judío tiene derecho a privilegios especiales y está cargado con responsabilidades especiales de parte de Dios.

El judaísmo

La ley abarca prácticamente todos los dominios de la vida judía y se convirtió en el principal medio por el cual el judaísmo iba a producir el reino de Dios en la tierra. Es una guía total para la conducta religiosa y ética, que involucra la observancia ritualista así como la ética individual y social.

Es un camino litúrgico y ético constantemente expandido por los profetas y sacerdotes, por los sabios rabínicos y por los filósofos. Según la creencia judaica, esta guía divina se manifiesta a través de la historia del pueblo judío, que culminará en la era mesiánica. El judaísmo, ya sea en su forma «normativa» o en sus desviaciones sectarias, nunca se apartó del monoteísmo ético e histórico.

Historia del judaísmo

La división de los milenios de la historia judía en períodos es un procedimiento que frecuentemente depende de predilecciones filosóficas. El mundo cristiano creyó durante mucho tiempo que la historia del judaísmo no fue más que una “preparación para el Evangelio”. La cual fue seguida por la “manifestación del Evangelio” revelada por Cristo y los Apóstoles.

Esta formulación podría reconciliarse teológicamente con la suposición de que el cristianismo había sido predestinado incluso antes de la creación del mundo. En el siglo XIX, los eruditos bíblicos trasladaron la división al período del exilio babilónico y la restauración de los judíos al reino de Judá.

Afirmando que después de la primera caída de Jerusalén, la antigua religión «israelita» dio paso a una nueva forma de fe «judía», o judaísmo, tal como la formuló el reformador Esdras y su escuela.

En 1896, el historiador Eduard Meyer argumentó que el judaísmo se originó en el período persa, o los días de Esdras y Nehemías. De hecho, atribuyó un papel importante en la configuración de la religión emergente al imperialismo persa.

Estas teorías, sin embargo, han sido descartadas por la mayoría de los estudiosos a la luz de un conocimiento más completo del antiguo Medio Oriente. El cual abandona la teoría del desarrollo evolutivo gradual que era dominante a principios del siglo XX.

La mayoría de los judíos comparten, desde hace mucho tiempo, que nunca hubo una ruptura real en la continuidad y que el judaísmo mosaico-profético-sacerdotal continuó. Ello, con solo unas pocas modificaciones, en la obra de los sabios fariseos y rabínicos hasta bien entrado el período moderno.

El judaísmo

Incluso hoy en día, los diversos grupos judíos ya sean ortodoxos, conservadores o reformistas, afirman descendencia espiritual directa de los fariseos y los sabios rabínicos. En cualquier caso, la historia del judaísmo se puede dividir en los siguientes períodos principales:

  • Bíblico
  • Helenístico
  • Rabínico
  • Moderno

Libro Sagrado

El libro sagrado del judaísmo es la Torá que, en su forma escrita, se consideraba que estaba especialmente presente en los primeros cinco libros de la Biblia (el Pentateuco). Además de esta Torá escrita, o «Ley”, también existían leyes o costumbres no escritas: la Torá oral. La cual poseía también interpretaciones llevadas a cabo por tradición oral a lo largo de muchas generaciones.

La tradición oral interpretó la Torá escrita, adaptó sus preceptos a las circunstancias políticas y sociales en constante cambio y la complementó con nueva legislación. Así, la tradición oral agregó una dimensión dinámica al código escrito, convirtiéndolo en un proceso perpetuo en lugar de un sistema cerrado.

La vitalidad de esta tradición se demuestra en la forma como se adaptaron las leyes antiguas después de la destrucción del Templo (70 d.C.). Así como, en el papel que desempeñó el Talmud en la supervivencia del pueblo judío en el exilio. En el siglo XI, la diáspora judía vivía en una cultura talmúdica que los unía y que superaba las fronteras geográficas y las diferencias lingüísticas.

Las comunidades judías se gobernaban a sí mismas de acuerdo con la ley talmúdica, y los individuos regulaban con ella los detalles más pequeños de sus vidas. La preocupación de la comunidad judía se centraba en vivir de acuerdo con la voluntad divina, encarnada y expresada en la Torá.

Las Escrituras, el Midrash Halakhic y Haggadic, Mishna y Gemara fueron las fuentes que los líderes judíos utilizaron para dar estabilidad y flexibilidad a sus comunidades. Las comunidades judías y la diáspora se enfrentaron a situaciones novedosas que debían afrontarse de manera que dieran continuidad y permitieran lo nuevo.

El judaísmo y sus creencias

La fe judía no tiene un credo oficial. Por tanto, las creencias judías son articuladas y observadas por sus seguidores a través de la lectura de los textos sagrados, como la Torá. Sin embargo, el gran rabino Maimónides del siglo XII reunió los 13 principios de fe que todo judío debía creer.

Estas creencias han sido ampliamente aceptadas como una expresión adecuada de la fe judía y todavía aparecen en los libros de oraciones judíos. Aún cuando muchos judíos probablemente cuestionarían uno o más de los principios. Los 13 principios de la fe judía propuestos por Maimónides son:

  • Dios existe
  • El creador es uno y único
  • Dios es incorpóreo
  • Dios es eterno
  • La oración es solo para Dios
  • Los profetas dijeron la verdad
  • Moisés fue el más grande de los profetas
  • La Torá escrita y oral le fue entregada a Moisés
  • No habrá otra Torá
  • Dios conoce los pensamientos y las obras de los hombres
  • Dios recompensará a los buenos y castigará a los malvados
  • El Mesías vendrá
  • Los muertos resucitarán

Diferencias entre el judaísmo, cristianismo y el islam

Se puede decir que el judaísmo y el Islam difieren principalmente del cristianismo en la comprensión de la persona de Jesús. Para los cristianos, Jesús es el cumplimiento de la promesa del Antiguo Testamento. El judaísmo y el Islam simplemente no reconocen la divinidad de Jesús.

Por esta razón, el monoteísmo practicado por el judaísmo y el Islam es diferente del monoteísmo del cristianismo. El cristianismo tiene una comprensión trinitaria del único Dios verdadero debido a la divinidad de Jesús, no compartida por el judaísmo y el Islam. De hecho, el Islam describiría al cristianismo como una religión triteísta, en lugar de una religión monoteísta.

Aunque los tres comparten algunos puntos de vista del antepasado Abraham, también interpretan los textos sobre él de manera diferente. Por ejemplo, en Génesis 12: 1-3, Dios le promete a Abraham que será “una gran nación”, “una bendición” y que “en él serán benditas todas las familias de la tierra”.

El entendimiento judío del pasaje es que la «bendición» se logrará a través de los descendientes de Abraham, los judíos. Para los cristianos, Jesús y todos los que creen en él también son descendientes de Abraham. Y el Islam interpreta este pasaje en el sentido de que Dios hace de Abraham un imán, o líder de la humanidad, y que la «bendición» viene a través del mismo Abraham.

El judaísmo

Tres formas de leer el Antiguo Testamento

Así, cuando se trata de leer el Antiguo Testamento, una lectura cristiana requiere necesariamente el lente de la cristología, ya sea implícita o explícitamente. Y, sin embargo, el Antiguo Testamento debe verse en continuidad con el Nuevo Testamento, ya que ambos son de la Palabra.

El judaísmo, por otro lado, no comparte la creencia en el Verbo Encarnado. El Antiguo Testamento se lee no pensando en Cristo. Sino como los primeros documentos inspirados de su comunidad religiosa a través de los cuales pueden ver y comprender mejor su existencia actual como pueblo.

Finalmente, una lectura islámica del Antiguo Testamento sería muy diferente de una lectura cristiana y judía. El Islam pensó en el Antiguo Testamento como algo defectuoso. Por lo tanto, cualquier lectura del Antiguo Testamento sería una lectura coránica. Ello porque los musulmanes creen que el Corán es la verdadera palabra de Dios que en realidad suplanta al Antiguo Testamento.

La persona de Jesucristo y el significado de su pasión, muerte y resurrección son vistos de manera diferente por las tres religiones. Para el judaísmo, Jesús no puede ser divino porque hay un solo Dios, y para ellos su divinidad presupone la existencia de dos. También para el Islam, el concepto de un Dios trinitario implica la existencia de más de un Dios.

¡Gracias por leernos!


Si te ha gustado este artículo sobre los El judaísmo te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Templos Mayas

Templos Mayas

Los Templos Mayas son construcciones que se localizaban en la cima de las pirámides, por ser el lugar más cercano…

Muñeco Vudú

Muñeco Vudú

El Vudú no es solamente el muñeco Vudú, también hace referencia a toda la religión que la envuelve. Que tiene sus…

La Cultura Maya

La Cultura Maya

¿Conoces a la cultura Maya? Esta cultura es una de las más antiguas e interesantes de Latinoamérica. Sus aportes y…

Cultura Budista

Cultura Budista

¿Alguna vez has escuchado que es la cultura budista? En el mundo existen variedades de religiones y todas tienen algo…

Cultura Judía

Cultura Judía

La Cultura Judía es algo de lo que todos hemos escuchado hablar alguna vez y es un tema que se…

El judaísmo

El judaísmo

El judaísmo es la religión monoteísta más antigua del mundo y se remonta a casi 4.000 años. Sus seguidores creen…

Deja un comentario