El cristianismo: Qué es, Origen, Características, Creencias, Ramas, Oficialización y MÁS

¿En qué creen los cristianos? Responder a esta pregunta no es un asunto sencillo. El cristianismo en general abarca una amplia gama de denominaciones y grupos religiosos. Por lo tanto, dentro del amplio paraguas del cristianismo como religión, las creencias cristianas varían ampliamente ya que cada denominación se suscribe a su propio conjunto de doctrinas y prácticas.

Es por ello que para entender el cristianismo, necesitamos repasar las fuerzas históricas que iniciaron el movimiento cristiano. Con ello, podemos comprender su orígenes, sus principales disputas y cómo llegó a convertirse en religión en una época de dioses paganos.

¡No te detengas! ¡Continúa leyendo!

El cristianismo

¿Qué es el cristianismo?

El cristianismo es una religión principal derivada de la vida, las enseñanzas y la muerte de Jesús de Nazaret en el siglo 1 CE. Es la más grande de las religiones del mundo y, geográficamente hablando, es la más difundida de todas las religiones.

Cuenta con más de 2.000 millones de creyentes y sus grupos más grandes son la Iglesia Católica Romana, las iglesias ortodoxas orientales y las protestantes. Las iglesias ortodoxas orientales constituyen una de las ramas más antiguas de la tradición.

Sin embargo, habían estado fuera de contacto con el cristianismo occidental y la ortodoxia oriental desde mediados del siglo V hasta finales del siglo XX. Ello debido a una disputa sobre la cristología (doctrina de la naturaleza y el significado de Jesucristo).

Origen

El cristianismo comenzó como un movimiento dentro del judaísmo en un período en el que los judíos estaban dominados cultural y políticamente por potencias extranjeras. Desde Amós (siglo VIII a.C.) en adelante, la religión de Israel estuvo marcada por la tensión entre el concepto de monoteísmo. Así como su ideal universal de salvación (para todas las naciones) y la noción de Dios de Israel.

En la época helenística (siglo 323 al 3 a.C.), la dispersión de los judíos por los reinos del Mediterráneo oriental y el Imperio Romano reforzó esta tendencia universalista. Pero los intentos de los gobernantes extranjeros de imponer la cultura griega en Palestina provocaron una ferviente resistencia por parte de muchos judíos.

Especialmente en la época del rey sirio Antíoco IV Epífanes (en 168-165 a. C.), lo que llevó a la revuelta de Judas Macabeo contra Antíoco. En el judaísmo palestino la nota predominante fue la separación y la exclusividad.

Se esperaba que los misioneros judíos en otras áreas impusieran las costumbres judías distintivas de la circuncisión, la comida kosher, los sábados y otras festividades. Otros judíos, sin embargo, no fueron tan exclusivos, acogieron la cultura griega y aceptaron conversos sin requerir la circuncisión.

La relación de las primeras iglesias cristianas con el judaísmo se centró, principalmente, en dos cuestiones:

  • El papel mesiánico de Jesús de Nazaret
  • La vigencia permanente de la Ley mosaica para todos.

Las Escrituras Hebreas presentan la historia como el escenario de un drama que termina en un triunfo de Dios sobre todas las fuentes de frustración. El gobierno de Dios se establecería por un príncipe ungido, el Mesías, de la línea de David, rey de Israel en el siglo 10 a.C. Sin embargo, el curso de acción adecuado que condujo a la consumación del drama fue objeto de cierto desacuerdo.

El cristianismo

Entre los diversos grupos se encontraban los aristocráticos y conservadores. Los saduceos, que aceptaron sólo los libros de Moisés (el Pentateuco) y cuyas vidas y poder político estaban asociados con la adoración en el templo.

Y los fariseos, que aceptaban la fuerza de la tradición oral y eran ampliamente respetados por su erudición y piedad. Los fariseos no solo aceptaron libros bíblicos fuera del Pentateuco, sino que también adoptaron doctrinas, como las de la resurrección y la existencia de ángeles. Ellas de reciente aceptación en el judaísmo y muchas de las cuales se derivaron de expectativas apocalípticas.

El Gran Sanedrín (concilio central) de Jerusalén estaba formado por fariseos y saduceos. Otros grupos fueron:

  • Zelotes. Que eran revolucionarios agresivos conocidos por su violenta oposición a Roma y sus politeísmos.
  • Herodianos. Que eran partidarios del reino cliente de los Herodes (una dinastía que apoyaba a Roma) y aborrecidos por los zelotes.
  • Esenios. Que eran un grupo disidente cuasi-monástico, que probablemente incluye la secta que conservó los Rollos del Mar Muerto.

Esta última secta no participó en el culto del templo en Jerusalén y observó otro calendario religioso. Desde su retiro en el desierto esperaron la intervención divina, al tiempo que buscaban en los escritos proféticos señales que indicaran la consumación.

Al mirar al mundo gentil (no judío) y disociarse de los zelotes y los fariseos, el cristianismo hizo posible su ideal de una religión mundial. Claro está, tuvo que pagar el precio de sacrificar la particularidad y exclusividad judías.

El hecho de que el cristianismo nunca haya logrado ganarse la lealtad de más de una pequeña minoría de judíos es más un misterio para los teólogos que para los historiadores.

Características del cristianismo

Si bien el cristianismo nace con la creencia de que Jesucristo es el mesías que salvará a los hombres de sus pecados, pero también tiene otras características:

  • La Biblia como libro sagrado.
  • Tiene un solo Dios dividido en tres personas (La Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo).
  • Jesucristo, la segunda persona de la Trinidad, nace de la Virgen María.
  • La misión de Jesús en la tierra es la reconciliación entre el hombre y Dios.
  • Creen en 12 apóstoles, que eran los seguidores de Jesús en vida.
  • Con la muerte de Jesús se expió el pecado original heredado de Adán y, por ende, todos los pecados.
  • El cristianismo propone la fe en la vida eterna y la resurrección de los muertos. Así como la creencia en el Juicio Final.
  • Los rituales del cristianismo se llaman sacramentos y estos varían según la denominación del cristianismo.

Creencias del cristianismo

El Credo de los Apóstoles, el Credo de Nicea y el Credo de Atanasio constituyen un resumen bastante completo de la doctrina cristiana tradicional. La misma que expresa las creencias fundamentales de una amplia gama de iglesias cristianas.

El cristianismo

Si bien existen muchas diferencias teológicas entre los cristianos, la mayoría tiene un conjunto de creencias en común. Estas posiciones tratan de cómo Dios se revela y se relaciona con los humanos, es decir, trata del:

  • Carácter de Dios
  • Plan de salvación de Dios
  • Diseño de Dios para la iglesia
  • y los eventos del fin de los tiempos

Las siguientes creencias son fundamentales para casi todos los grupos de fe cristiana. Se presentan aquí como las creencias centrales del cristianismo. Un pequeño número de grupos religiosos que se consideran dentro del marco del cristianismo no aceptan algunas de estas creencias.

También debe entenderse que existen ligeras variaciones, excepciones y adiciones a estas doctrinas dentro de ciertos grupos religiosos que caen bajo el amplio paraguas del cristianismo. Estas creencias son:

  • Dios es el padre
  • Dios es tres en uno o una Trinidad: Dios el Padre, Jesucristo el Hijo y el Espíritu Santo.
  • Jesucristo es el hijo de Dios
  • El espíritu santo
  • Dios tiene un plan de salvación
  • El infierno es real

Ramas del cristianismo

El cristianismo se divide ampliamente en tres ramas: católica, protestante y ortodoxa (oriental). La rama católica está gobernada por el Papa y los obispos católicos de todo el mundo. Los ortodoxos (u ortodoxos orientales) se dividen en unidades independientes, cada una gobernada por un Santo Sínodo. No hay una estructura de gobierno central similar al Papa.

Existen numerosas denominaciones dentro del cristianismo protestante, muchas de las cuales difieren en su interpretación de la Biblia y comprensión de la iglesia. Algunas de las muchas denominaciones que caen bajo la categoría de cristianismo protestante incluyen:

  • Bautista
  • Episcopal
  • Evangelista
  • metodista
  • presbiteriano
  • Pentecostal / Carismático
  • luterano
  • anglicano
  • Evangélico
  • Asambleas de Dios
  • Reforma cristiana / reforma holandesa
  • Iglesia del Nazareno
  • Discípulos de cristo
  • Iglesia Unida de Cristo
  • Menonita
  • Ciencia cristiana
  • cuáquero
  • Adventista del Séptimo Día

Oficialización de la Iglesia Cristiana

Se podría decir que fue gracias a Constantino el Grande, emperador en York, Bretaña (306) que la Iglesia cristiana se oficializó. En el siglo IV fue considerado como el gran revolucionario, especialmente en religión.

Si bien no hizo del cristianismo la religión del imperio, otorgó importantes concesiones a la iglesia y sus obispos. Su conversión animó a otros ciudadanos romanos a convertirse en cristianos y entre los esfuerzos más importantes en favor del cristianismo están:

  • El Concilio de Arles (314)
  • Prácticamente presidió el Concilio ecuménico de Nicea (325)
  • Fundó la ciudad de Constantinopla (330) siete años antes de su muerte

El cristianismo

La fundación de Constantinopla como una ciudad cristiana no contaminada por la religión pagana afectó la estructura política y eclesiástica del imperio y la iglesia. Las relaciones con la antigua Roma, ya sea en materia de Iglesia o de Estado, no debían ser cordiales.

Constantino alteró la relación entre la iglesia y el gobierno imperial, iniciando así un proceso que convirtió al cristianismo en la religión oficial del imperio. Se ganaron muchos nuevos conversos, incluidos los que se convirtieron solo con la esperanza de avanzar en sus carreras.

La iglesia también se enfrentó a una nueva forma de interferencia gubernamental cuando Constantino presidió El Concilio de Nicea, que abordó la controversia arriana. Un debate entre Arrio y Atanasio y sus seguidores sobre la naturaleza del Hijo de Dios.

El concilio proporcionó la definición de la relación entre Dios el Padre y Dios el Hijo que todavía es aceptada por los cristianos. A pesar de la hostilidad hacia el cristianismo del emperador Juliano el Apóstata (reinó 361-363), la iglesia sobrevivió. Sin embargo, los seguidores de la religión romana tradicional recayeron en una resistencia pasiva.

La creciente presión silenciosa contra el paganismo en el siglo IV culminó con los decretos del Emperador. Teodosio I (reinó entre 379 y 395), quien hizo del cristianismo católico la religión oficial del imperio y cerró muchos templos paganos. Con lo cual, a fines del siglo IV, el cristianismo se transformó en una secta perseguida a la fe dominante del imperio.

¡Gracias por leernos!


Si te ha gustado este artículo sobre los El Cristianismo te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Comunicación Familiar

Comunicación Familiar

La comunicación familiar es un elemento clave en el desenvolvimiento y crecimiento de un grupo familiar. Por supuesto, la comunicación…

El Divorcio

El Divorcio

El Divorcio, en pocas palabras, es la manera en la que culmina el matrimonio. En México, el divorcio se declara en…

Estudios Bíblicos

Estudios Bíblicos

Todos sabemos qué es la Biblia, pero ¿conoces qué son los estudios bíblicos? ¿alguna vez te has preguntado cuál es…

El Vaticano

El Vaticano

Hoy venimos a hablarte de un tema que puede interesarte: El Vaticano. ¿Sabías que muchos lo denominan un microestado o…

La Educación de los Niños

La Educación de los Niños

Es importante que desde pequeños se inculque la educación en los niños. La educación siempre ha sido un tema importante…

Ley Natural

Ley Natural

La definición de Ley Natural tiene dos usos importantes. Por una parte, puede referirse a ideas derivadas de la racionalidad…

Deja un comentario